La seguridad en la Nube

La seguridad es una de las cosas que frena a las muchas empresas a la hora de migrar a la Nube. Aunque la tendencia está disminuyendo, muchas empresas son reacias a dejar sus datos en manos de un tercero, ya que no están totalmente seguros de lo que puedan hacer con su información y de quién puede acceder a ella en algún momento dado. Afortunadamente, estos temores son en gran parte infundados.

Hoy en día, la seguridad se analiza con cuidado, está muy controlada en la Nube y los temores se derivan de la falta de conocimiento, más que de una amenaza real de que se filtre información o de un ataque de terceros.

Hablando de seguridad, hay tres aspectos diferentes: la privacidad de los datos, la disponibilidad de la plataforma y el malware. Los aspectos más vinculados a la privacidad de datos se deben separar de los tradicionalmente asociados a los otros.

La clave de la seguridad consiste en elegir al proveedor adecuado. Al final como casi todo en la vida, se trata de aplicar un poco de sentido común: al igual que no dejamos que cualquiera gestione nuestro dinero, sino que lo dejamos en manos de un banco con buena reputación, no debemos confiar nuestros datos a proveedor que no tenga un buen historial, no importa lo baratos que puedan parecer sus servicios a primera vista.

Y, ¿cómo sabemos si nuestro proveedor es de confianza? En primer lugar, al observar el nivel del servicio al cliente que ofrece. Los proveedores de confianza tienen una mano de obra muy especializada que ofrece su servicio 24 horas los 7 días de la semana, todos los días del año. Además, y debido a esta especialización, tienen una amplia experiencia en gestión de los entornos de las TIC y, gracias a la economía de escala, pueden ofrecer servicios en la Nube a precios muy competitivos.

Otra de las principales ventajas de la Nube se encuentra en los elementos comprendidos en el centro de datos del proveedor. Los servicios en la Nube se suministran en la última actualización de hardware, software e infraestructuras, lo que garantizan una plena disponibilidad. Este no es el caso de una empresa tradicional, ya que estas tienden a alargar la vida útil de sus infraestructuras y sus equipos.

Además, en la nube no existe la incertidumbre de un posible fallo de hardware, ya que son entornos totalmente virtualizados y flexibles. Si falla un servidor en la Nube, el contenido se clona automáticamente a otro servidor, sin afectar a la disponibilidad del servicio.

En resumen, la seguridad o (la falta de ella) es uno de los mitos con los que la Nube tiene que luchar. Si somos cuidadosos con la elección de nuestro proveedor, es muy probable que nuestros datos y aplicaciones estén más seguros que almacenándolos en nuestros propios servidores.

Imagen: 1&1

Categoría: Servidor & Hosting
0 comentarios0

Tu comentario