Cuando tu trafico online llega a su fin: Ataques DDoS

Prácticamente todas las semanas salen a la luz casos de páginas web que han sido inutilizadas debido a un ataque DDoS. ¿Qué son estos ataques y qué problemas generan?

¿DoS y DDoS, cuál es la diferencia?

Antes de hablar sobre los ataques DDoS, deberíamos comenzar explicando qué son los ataques DoS. “DoS” es el acrónimo de “Denial of Service”, que quiere decir que un servicio o una página web no se encuentra disponible. Dicho bloqueo puede ser el resultado de una sobrecarga en múltiples puntos de una infraestructura IT. Y dicha sobrecarga suele deberse a que agentes externos están bombardeando el sistema de forma deliberada con más peticiones de las que puede procesar. En ese caso hablamos de ataques DoS. Dispositivos de red, sistemas operativos o servidores particulares sufren este tipo de sobrecargas y les impiden responder a peticiones estándar o hacerlo con un retardo considerable. Esta forma de ataque tiene efectos aún más fuertes cuando un sistema tiene que responder a peticiones provenientes desde varios servidores. En ese caso, hablamos de ataques DDoS, que de forma contraria a los ataques DoS, utilizan complejas redes de ordenadores que han sido previamente pirateados (botnets).

Así el DDoS o “Distributed Denial of Service” es una forma de DoS. En este caso los cibercriminales atacan un sistema, no a través de un ordenador, sino que lo hacen con peticiones desde varios dispositivos unidos entre sí, formando botnets de grandes dimensiones que sobrecargan el sistema que hayan establecido como objetivo.  Con el respaldo de una red de ordenadores, los piratas informáticos son capaces de generar niveles de tráfico mucho más altos que desde un único ordenador. Además, en la mayoría de los casos, las víctimas desconocen a sus atacantes, ya que los cibercriminales utilizan programas maliciosos que se han instalado en ordenadores poco protegidos un par de meses antes de que se produzca el ataque DDoS real. Esa es la base que utilizan para sus actividades de piratería.

¿Cuál es el objetivo de estos ataques?

El objetivo principal de los ataques DDoS no es, como sucede en otros casos, la infiltración en un sistema, aunque sí puede formar parte del ataque. Por ejemplo, bloqueando un sistema para distraer la atención del ataque a otro sistema distinto. En cualquier caso, aquí, los piratas informáticos tienen objetivos diferentes: sobrecargar el ancho de banda, los recursos del sistema, explotar un fallo de seguridad, obtener un pago para restaurar la disponibilidad de la página web, etc.

Y ahora que sabes cómo funciona un ataque DDoS, te estarás preguntando cómo protege 1&1 a sus clientes de este tipo de ataques. Esto es precisamente lo que te contaremos en la segunda parte de este post sobre DDoS, que publicaremos en breve.

Por ahora, puedes encontrar más información sobre las campañas y servicios de seguridad de 1&1 en este link.

Imagen: 1&1

Categoría: Compañía
0 comentarios0

Tu comentario